Natalia Baquero

in

Me encontré con la gran sorpresa de la Escuela Davinci gracias a la recomendación de una amiga. Ella y otros conocidos suyos habían estado aquí, pintando, dibujando, creando.. todos comentaban que su experiencia había sido genial. Así que un día me planté allí con la idea de mejorar mi nivel de dibujo y de esta forma poder presentarme a la prueba de Bellas Artes y entrar en la facultad con cierto nivel técnico pues hacia tiempo que no cogía un lápiz.

Realmente todo lo que me habían contado era más que cierto. La escuela es genial! En seguida me encontré como pez en el agua, a los pocos días sentí el lugar como mio también.

Hacia poco que había llegado a Barcelona y la escuela representó para mi un oasis entre todo el estrés de mi vida diaria donde podía ejercitar mi creatividad, conocer a gente estupenda, aprender mucho, hacer amigos y disfrutar de tardes soleadas en un patio increíble lleno de calma y arte.

Se lo curran mucho aquí y este saber hacer, lleno de cariño e ilusión crea un clima de armonía que aun ahora, que no puedo ir allí porque estoy en tercero de carrera y no tengo nada de tiempo, echo de menos. Aunque en cuanto puedo voy a hacerles una visitilla! y siempre soy recibida con la misma calidez con la que me recibieron el primer día que llegué allí.

Mil gracias, sois estupendos.

Natalia Baquero

Tornar al principi